redes-sociales-188x90pxfacebook-90x90pxtwitter-90x90pxyoutube-90x90pxinstagram-90x90pxgoogle-plus-90x90pxlinkedin-90x90px

Pruebas

BMW M235i: el placer de conducir que disfrutarán algunos y el que desearán otros tantos.

bmw-m235-400x300Dice BMW que la presentación del 2002 en 1968 tradujo el eslogan de la marca de "el placer de conducir" a una real experiencia de manejo, y que la presentación del nuevo Serie 2 a principios de este año retoma ese concepto de un vehículo del segmento compacto con una carga deportiva más que evidente. La pequeña carrocería de dos puertas, con un capó largo y tres cuerpos, esconde una configuración mecánica que sigue siendo única en su segmento: la tracción trasera.

Y así como el BMW 2002 turbo fue la variante más potente de su momento gracias a sus 170 caballos de potencia, el BMW M235i es hasta el momento su más directo equivalente (próximamente llegará un M2) en la naciente gama del Serie 2. Con un motor de seis cilindros en línea, 2,979 c.c. y tecnología M TwinPower Turbo, quien se ponga a su mando deberá lidiar con 326 caballos de potencia que se envían a las ruedas traseras.

En nuestro país el Serie 2 fue introducido a principios de abril en versiones 220i y M235i, este último con un precio de $127'900,000 para la única versión disponible con transmisión Steptronic de ocho velocidades (por el momento no hay información sobre la llegada de la versión con transmisión manual). Por tres rápidas pero breves horas estuvimos al mando de un M235i, dándonos gusto con el placer que tendrán algunos y con el que desearán muchos más.

Diseño exterior

Más que cambiar de nomenclatura, el nuevo BMW Serie 2 Coupé representa un cambio significativo no solo frente al actual Serie 1 sino frente a su variante cupé, que es la que llega a reemplazar. Mientras que el actual Serie 1 no es el auto más atractivo de la marca alemana actualmente, el nuevo Serie 2 Coupé es para algunos todo lo contrario.

Manteniendo elementos tan característicos como los riñones en la parte delantera (las dos parrillas), el Hofmeister kink en las ventanas laterales traseras e incluso las grandes tomas de aire en la parte baja frontal reservadas para los modelos de mayor rendimiento, el M235i tiene un diseño que lo diferencia de los demás BMW.

Las luces frontales nos recuerdan al Z4, mientras que el capó levemente "hinchado" y los enormes rines de 18 pulgadas nos dicen que este no es cualquier compacto. La parte trasera no es tan elaborada como el frontal o el perfil, pero la doble salida de escape, el panel en negro brillante en la parte baja y los pliegues de la carrocería en los extremos, son más que suficientes.

bwd  Página 1/3  fwd

Diseño interior

Como todo BMW, el diseño del interior se caracteriza por su sencillez. Específicamente para el M235i hay algunos elementos en color claro, la línea azul que recorre la parte superior de la guantera, el timón M de tres radios con su respectivo emblema, el descansapiés en aluminio con el emblema M y los umbrales de las puertas contramarcados. La tapicería en tela con su combinación de diseños, texturas y bordados también es específica para esta versión.

El acceso a las plazas delanteras es sencillo, pero pasar a los puestos traseros requiere algo más de esfuerzo (y más aún para salir). Una vez allí el espacio para las piernas es suficiente siempre y cuando los ocupantes de los puestos delanteros no sean celosos, pero el espacio para la cabeza se quedará un poco corto para algunos pasajeros medianamente altos. Los 390 litros del baúl son suficientes para un auto de este tipo, más cuando la banca trasera es abatible, pero la "boca" sigue siendo algo pequeña, lo que podría dificultar la entrada de algunos elementos voluminosos.

De cualquier forma, el BMW M235i es un auto realmente práctico para su tamaño y enfoque, y junto con los materiales de buena calidad del interior, en ningún momento los ocupantes dejarán de sentirse en un vehículo Premium.

bwd  Página 1/4  fwd

Mecánica

Aunque el BMW M235i no sea propiamente un vehículo M sino de la gama BMW M Performance (un escalón intermedio entre las versiones convencionales y los M), la potencia y el rendimiento no sobran. La tecnología M TwinPower Turbo de esta unidad de seis cilindros y 2,979 c.c. se une con un sistema de inyección directa, la regulación variable de las válvulas (VALVETRONIC) y la regulación variable de los árboles de levas (doble-VANOS) para generar unos muy saludables 326 caballos de potencia. El torque de 450 Nm está disponible entre las 1,300 y 4,500 rpm.

Teniendo que mover los 1,455 kg que pesa el M235i, se tiene una relación peso-potencia de 4.46 kilos por caballo, cifra digna de un deportivo puro. Esto se envía a las ruedas traseras por medio de una transmisión Steptronic de ocho velocidades.

Comportamiento

Las largas puertas resultan algo más pesadas de lo que esperábamos, pero al cerrar la del conductor notamos una solidez que se traduce al resto del auto. Los reglajes manuales de la silla y de la columna de dirección nos permiten ajustar la posición de manejo a una postura prácticamente perfecta y sin mayor preámbulo presionamos el botón de encendido.

Con un ronco e incluso intimidante sonido cobran vida los seis cilindros del motor que esconde este pequeño auto. Pasamos la palanca a la posición de Drive y con una destacable suavidad y calma empezamos a movernos lentamente para salir del estacionamiento. A pesar de ser un vehículo enfocado en la deportividad y el manejo, notamos una suspensión muy competente al salir a la calle, aunque el perfil de las llantas nos obliga a ser cuidadosos.

El motor no tarda más que un par de minutos para alcanzar su temperatura óptima de trabajo y es entonces cuando tomamos el primer bocado que ofrece la deliciosa receta del M235i. Los baches y resaltos nos empiezan a mostrar cómo la rigidez del chasis y el reglaje específico de la amortiguación y suspensión para esta versión hacen de las suyas, pues los rebotes se mantienen al mínimo y no hay flexiones estructurales indeseadas.

Sonará redundante comentar esto sobre un auto de estas características, pero es uno de los puntos a resaltar debido a que allí reside gran parte de sus capacidades. A esto se suman unas llantas Bridgestone Potenza de alta adherencia y de considerable tamaño (225/40 R18 adelante y 245/35 R18 atrás), conjunto que hasta en las curvas más exigentes brilló por su desempeño y que en ningún momento impuso queja.

Al entrar a las curvas la rapidez de la dirección (dos vueltas entre topes) solo pide un mínimo giro del timón, lo que mejora la experiencia a pesar de ser un sistema que por su asistencia eléctrica priva un poco al conductor de la información del camino. En la mitad de la curva salen a relucir nuevamente la puesta a punto del chasis, suspensiones y llantas, para ofrecer un agarre y estabilidad de admirar, mientras que al salir alcanzamos a notar cómo el control de estabilidad corrige la trayectoria para evitar un derrape.

Estando en una pista o en un ambiente controlado que permita desactivar las asistencias con seguridad, no hay duda que el M235i sería una gran arma de diversión masiva... y de destrucción masiva de neumáticos. (Cuando se desactiva el control de estabilidad, el bloqueo de diferencial BMW M Performance se encarga de transmitir la potencia a la rueda con mayor tracción).

Para nuestro recorrido en los tramos más revirados seleccionamos el modo de manejo Sport (también están ECO Pro, Comfort y Sport+), agudizando la respuesta del motor y de la transmisión, que también extiende las revoluciones en cada cambio hasta prácticamente las 7,000 rpm. El motor ruge, la aguja del acelerador escala a un ritmo abrumador y nuestra mirada no se desprende del camino; este no es un auto que se deba tomar a la ligera. Puede que en ciudad sea tan dócil y manejable como cualquier otro compacto, pero cuando se exploran sus límites hay que tener primero en cuenta los propios.

Durante los poco más de 100 kilómetros de nuestra prueba, casi todo en carretera, los frenos M Performance siempre se portaron a la altura y al menos en nuestro recorrido no notamos una disminución en su efectividad, los grandes discos siempre actuando con total precisión a la llegada de las curvas.

Naturalmente, nuestra fuerte exigencia a lo largo de todo el recorrido (y los trancones en el breve tramo de ciudad) tuvo su efecto en el consumo de combustible que estuvo alrededor de los 25 km/g. Sin embargo, cuando se está al mando de un vehículo que brinda tantas satisfacciones de manejo como el M235i y que sin mayor problema puede mantenerle el paso a otros autos de mayor rendimiento, el consumo de combustible no es un factor decisivo.

bwd  Página 1/3  fwd

Seguridad

Además de ser un deportivo disfrazado de vehículo compacto, el BMW M235i sigue siendo un auto Premium y eso conlleva tener un equipamiento de seguridad muy completo. Las cuatro plazas cuentan con sus cinturones de tres puntos, los dos traseros agregando anclajes ISOFIX, hay un total de seis bolsas de aire, una estructura de deformación programada para la protección de peatones y ocupantes, y en razón de su alto desempeño se cuentan con todas las asistencias de manejo necesarias.

Evaluación final

Sucesor del BMW Serie 1 Coupé pero bajo la nueva nomenclatura de la marca, el nuevo BMW Serie 2 Coupé mejora en todo respecto al modelo anterior, y en lo referente a su variante más potente hasta el momento, el M235i, se convierte en un verdadero deportivo que no nos cabe duda podría mantenerle el paso a otros deportivos puros de mayor rendimiento.

Con una configuración mecánica única en su segmento, una puesta a punto que no enflaquece ni en las condiciones más exigentes y un conjunto motor-transmisión que brilla por su rapidez y efectividad en todo sentido, el BMW M235i es un vehículo que definitivamente encarna el slogan de "el placer de conducir". Dócil y tranquilo en ciudad; agresivo y más que rápido en carretera o pista. Todo un deportivo para el día a día.

Destacamos

  • Desempeño general
  • Diseño exterior

Podría mejorar

  • Espacio para la cabeza en puestos traseros

BMW M235i

bmw-m235-d

bmw-m235-h

Comentarios