redes-sociales-276x90facebook-90x90pxtwitter-90x90pxyoutube-90x90pxinstagram-90x90pxgoogle-plus-90x90px

Publicidad Advertisement

Pruebas

BMW R nineT: una estilizada compañera para el diario y viajes de fin de semana.

bmw-r-nine-tMás allá del hecho de ser un modo de transporte efectivo y económico, las motocicletas han probado ser también elementos claves de moda, extensiones de la personalidad de su dueño y armas que disparan olas de diferentes sensaciones según sus propósitos, ya sea velocidad y prestaciones, o sonidos que se convierten en bandas sonoras para acompañar escapes de la rutina en busca de un rato de libertad.

Para celebrar sus 90 años, BMW Motorrad presentó el año pasado la R nineT, una moto diseñada especialmente para eso último, para convertirse en una compañera de escape que no solo ofrece una gran banda sonora gracias a su doble salida de escape firmada por Akrapović, sino un rendimiento sobresaliente y una estampa única que obliga a las miradas a seguirla antes de convertirse en un lejano elemento en la distancia.

Tras unos breves kilómetros durante su lanzamiento en Colombia hace unos meses, en días pasados nos pusimos al mando de la BMW R nineT para probar su desempeño en ciudad y carretera, conociendo cómo el estilo clásico se une a la perfección con los actuales desarrollos de la marca.

Diseño

Gracias a su diseño reducido a lo mínimo posible, pero cuidado al máximo, la BMW R nineT tiene una apariencia que atrapa la mirada desde el primer momento. Pero sus diseñadores no se centraron solo en eso, sino en crear una motocicleta que fuera fácilmente personalizable con accesorios de la marca o de terceros, permitiendo que cada quien pudiera lograr una apariencia única.

Con eso en mente, la R nineT cuenta con un chasis compuesto por cuatro módulos principales: el delantero principal, el trasero principal, el posterior superior y el del acompañante, estos dos últimos desmontables para dar la posibilidad de tener una moto para una sola persona (en ese caso se puede incluso agregar un recubrimiento para una apariencia café racer) e incluso sin el soporte para la placa o la luz posterior.

La doble salida de escape también se puede modificar en su altura y longitud, se puede montar un soporte lateral para la placa, un sistema complementario de luces, una rueda trasera de seis pulgadas de ancho (la de serie es de 5.5 pulgadas), entre muchos elementos más. BMW Motorrad ofrece incluso accesorios especiales para que el rider de la R nineT no se quede atrás en estilo.

Pero en resumidas cuentas diremos que la apariencia de serie de esta roadster es más que atractiva y llamativa gracias a su color negro (el único disponible) que contrasta con los diferentes elementos plateados, en aluminio cepillado y sobretodo por la horquilla telescópica invertida delantera en color dorado anodizado.

Mirando en detalle encontramos cómo la placa de tipo remachada –al mejor estilo de las BMW clásicas–, el sillín en imitación de cuero color negro con costuras blancas y una etiqueta con el nombre nineT en color azul, la luz de freno en LED, las direccionales blancas, el embellecedor de la toma de aire al lado derecho con el emblema nineT, o el emblema BMW en el centro del faro delantero, son algunos de los elementos que en conjunto crean una moto que uno fácilmente podría quedarse admirando un buen rato. Quienes nos cruzamos a lo largo de nuestra prueba lo hicieron todo el tiempo que pudieron.

bwd  Página 1/2  fwd

Mecánica

No es raro que algunos lleguen a pensar que la BMW R nineT utiliza un motor "discreto" engrandecido únicamente por su sistema escape, concepción que se borra inmediatamente al decir que en realidad se trata de un bóxer de 1,170 c.c. que desarrolla 110 caballos de potencia a las 7,750 rpm y 119 Nm de torque a las 6,000 rpm.

Se trata del bicilíndrico de la anterior generación que vimos en la R 1200 GS, con refrigeración por aire y aceite, y doble árbol de levas. La transmisión es de seis velocidades con relaciones cortas para una mejor aceleración.

Comportamiento

Ya la habíamos mirado con detenimiento durante su lanzamiento, y hasta la habíamos manejado algunos kilómetros, pero al encontrarnos nuevamente con la BMW R nineT sin culpa relegamos un poco nuestra hora de salida mientras convencíamos a nuestros ojos de despegarse de ella y así despegar hacia las calles y carretera.

Como es de esperarse, el sonido de escape es el primer atractivo al encenderla: es ronco y grave pero con un volumen adecuado para no cansar con el pasar de los kilómetros. Al detenernos en cada semáforo en rojo sentimos cómo las miradas caen sobre ella, y al pasar la luz a verde y acelerar sin tanta mesura, llegamos fácilmente a una velocidad que nos recuerda que no hay ningún elemento que nos proteja contra el viento.

Escabullirse entre los vehículos detenidos en el tráfico es realmente sencillo gracias a un excelente radio de giro y a la seguridad que brinda poder apoyar totalmente los pies en el piso, pues la silla es suficientemente baja (785 mm) y delgada para que prácticamente cualquier persona lo haga. La primera marcha es corta y por eso varias veces nos encontramos circulando a baja velocidad en segunda sin ningún problema, logrando también acelerar con total confianza y sin retrasos.

Esto último es lo otro que hace que la nineT se convierta fácilmente en una moto de diario. No solo es pequeña y maniobrable (si bien un poco pesada: 222 kg en orden de marcha, según ficha técnica), sino que el motor ofrece una gran respuesta a bajas y medias revoluciones que es justo lo que se necesita en situaciones de tráfico. Basta un pequeño apretón del acelerador para salir sin problema de cualquier aprieto.

Uno de los cambios más marcados de la R nineT frente a otras BMW con motor bóxer es la suspensión delantera de horquilla telescópica invertida y no con el sistema Telever, esto con el fin de lograr un apariencia más acorde al estilo que se busca (atrás se sigue utilizando el brazo Paralever). Naturalmente esto ocasiona que se sienta algo de "hundimiento" con ciertas frenadas, pero el sistema de detención (asistido por ABS como es regla en la marca) es preciso en su acción y siempre controlado.

Transitando en autopista es muy fácil dejarse llevar por la rápida aceleración que sin problema pone a la aguja del velocímetro a apuntar números ostentosos, pero esta moto no se trata de eso, no se trata de velocidades altas. Como ya mencionamos, no hay nada que nos proteja del viento, y con un cuerpo poco aerodinámico las turbulencias son incómodas, así que bajamos a una velocidad crucero suficiente para rodar con tranquilidad y disfrutando un sonido de escape que se convierte en la banda sonora ideal para la ocasión.

Nos desviamos a nuestra habitual carretera revirada y la R nineT saca a relucir ese otro perfil que disfrutamos en nuestro primer contacto con ella. La gran respuesta del motor a medias revoluciones hace de las suyas en las secciones con subidas, permitiéndonos hacer sobrepasos con total tranquilidad.

El chasis y suspensiones convierten a esta moto en una inesperada devoradora de curvas, ayudado por su tamaño y centro de gravedad bajo. Acostarse en las curvas rápidas es fácil y en ningún momento raspamos los posapiés con el piso, así que conseguir un ritmo apurado en carreteras reviradas no solo es sencillo sino también gratificante. Las recuperaciones son igualmente rápidas y por la misma contundente entrega de torque a veces se puede omitir el rebaje de marchas.

Luego de varios kilómetros el mullido de la silla empieza a pasar factura, aunque no tanto como en otras motos, y aunque el computador de a bordo nos indica el consumo de combustible (durante nuestra prueba se mantuvo entre los 66 y 71 km/g) no hay indicador del nivel, algo que nos parece imprescindible en una moto de esta categoría y precio.

bwd  Página 1/4  fwd

Evaluación final

No cualquier marca llega a cumplir 90 años y por eso BMW Motorrad decidió celebrarlo en grande con la presentación de la R nineT. Otorgándole una estética clásica que le permite además una apariencia única gracias a un amplio abanico de posibilidades de personalización, esta roadster es ideal para quienes buscan una moto que hable por sí sola.

Sin embargo, la BMW R nineT se destaca por ser mucho más que eso. Su motor bóxer ofrece una respuesta inmediata a bajas y medias revoluciones que le confieren un rendimiento que sin problema deja muy atrás a las caras sorprendidas de los incautos que creían estar solo ante una "cara bonita", mientras que la puesta a punto de su chasis y suspensiones se traducen en una experiencia gratificante para quien la conduzca.

A esto se suma también la facilidad para utilizarla de diario, pues su tamaño y radio de giro la hacen muy maniobrable, aunado nuevamente a su poderoso torque. Las quejas podrían residir en un embrague un poco más duro y con el punto de contacto más afuera de lo esperado, o en el mullido de la silla que se hace sentir en recorridos medios (aunque BMW Motorrad ofrece una silla más cómoda como accesorio opcional), pero la verdad es que en términos generales la R nineT es una moto que enamora a primera vista y que termina de atrapar con solo una escasa distancia recorrida a sus mandos. Y claro, todo este estilo y rendimiento tiene un precio. En este caso, $55'900,000.

Destacamos

  • Diseño y apariencia general
  • Desempeño
  • Opciones de personalización

Podría mejorar

  • Hace falta el indicador de nivel de combustible

BMW R nineT

bmw-r-nine-t-a

bmw-r-nine-t-h

Comentarios