redes-sociales-276x90facebook-90x90pxtwitter-90x90pxyoutube-90x90pxinstagram-90x90pxgoogle-plus-90x90px

Publicidad Advertisement

Pruebas

Chevrolet Traverse: una renovada combinación de amplia VAN familiar y potente SUV.

chevrolet-traverse-colombiaRenovada para su año-modelo 2013, la nueva Chevrolet Traverse llega a Colombia como modelo 2014. Sus cambios radican en un exterior actualizado para darle una imagen a tono con los demás modelos de la marca, al tiempo que al interior se suman cambios en algunos materiales y acabados para una apariencia más refinada y elegante.

Al igual que con la versión anterior, la nueva Chevrolet Traverse está disponible en una única versión, que con un precio de $105,990,000 ofrece un extenso equipamiento de seguridad, comodidad y entretenimiento para que sus ocho pasajeros puedan tener siempre una satisfactoria experiencia a bordo.

Diseño exterior

Los evidentes cambios en la nueva Chevrolet Traverse comienzan con un frontal totalmente nuevo, desde la forma de la parrilla, luces y exploradoras, hasta el diseño general de la defensa. A pesar de estos cambios sigue siendo inconfundible, tal vez por su frente "puntiagudo" y su imagen robusta. Tanto los espejos como el perfil no sufren mayores cambios, relegando las grandes diferencias a la parte trasera.

Al igual que con el frontal, allí atrás el cambio es radical. La forma del vidrio trasero y las dos salidas de escape en la parte baja se mantienen, pero por lo demás estamos ante un diseño nuevo. El portaplaca ahora se ubica en la compuerta, justo debajo de una pestaña cromada que integra el emblema de la marca y las luces de freno son totalmente nuevas junto con la parte baja de la compuerta, donde al centro encontramos la manija de apertura y los emblemas en los extremos.

En el color rojo de nuestra unidad de prueba la Chevrolet Traverse era un paquete sin duda llamativo no solo por su tamaño sino también por el contraste con los elementos cromados que resaltan su apariencia. La gran superficie vidriada, más alargada que alta, contribuye a la sensación de estar ante un vehículo realmente largo, lo que se complementa por la altura al suelo.

bwd  Página 1/4  fwd

Diseño interior

Los cambios al interior de la Traverse se destacan por aportarle una apariencia mucho más refinada que antes, ayudado por materiales de mejor calidad que resaltan tanto a la vista como al tacto. Todos los controles están al alcance del conductor y la distribución hace que operarlos sea realmente fácil.

El sistema de entretenimiento, desplegado en una pantalla táctil en la consola central, puede requerir algo de tiempo para aprender a usarla, pero una vez esto se logra no habrá mayor complicación en realizar las tareas que se requieran. Sin embargo, nos habría gustado que algunos de los botones en la consola central tuvieran un mejor tacto, pues muchas veces no "reaccionan" al primer toque de los dedos.

Si bien seguir usando una llave para encender el motor es algo que a nuestros ojos no es crítico, incluso en este rango de precios, sí habríamos agradecido al menos una llave más elaborada y no una que fácilmente podría confundirse con la de otro Chevrolet de un rango de precios totalmente distinto. Fuera de eso, prácticamente nada al interior de la Traverse se ve fuera de lugar, manteniendo siempre una apariencia muy adecuada para su rango de precios.

bwd  Página 1/5  fwd

Mecánica

La motorización de la Chevrolet Traverse 2014 no sufrió cambios respecto a su antecesora, por lo cual se sigue contando con un V6 de 3,564 c.c. que desarrolla 281 caballos de potencia y 36.8 kg/m de torque a las 3,400 rpm. Todo esto se envía a las cuatro ruedas por medio de una transmisión automática de seis marchas.

Comportamiento

Si subirse al modelo anterior de la Chevrolet Traverse era una experiencia agradable, ahora lo es aún más. La posición de manejo es muy buena y los 5.17 metros de largo son relativamente fáciles de maniobrar gracias a los espejos grandes y la cámara de reversa con sensores de proximidad. Los materiales son agradables tanto al tacto como a la vista y anticipan una satisfactoria experiencia a bordo.

Los cambios en diseño no son radicales pero sí sustanciosos, dándole a la Traverse una apariencia más refinada e incluso Premium, si se quiere. El equipamiento de entretenimiento es más que completo y los niños pequeños seguramente serán quienes más disfruten los viajes gracias a las sillas cómodas y la pantalla que se despliega desde el techo.

La segunda banca ofrece gran espacio para los tres pasajeros, pero en la tercera, también para tres, el espacio se ve un poco más comprometido; como con los demás vehículos de este tipo, es mejor relegar esas tres plazas para niños pequeños. En todo caso, el baúl recibe puntos a favor al ofrecer buen espacio incluso con la tercera banca en posición, algo que se incrementa a una capacidad más que suficiente al abatir esta última.

Chevrolet describe a la Traverse como la unión de una minivan y un SUV, tomando lo mejor de ambos para crear un vehículo realmente completo. Desde el puesto del conductor esto se traduce en que al mirar por el espejo central el vidrio trasero alejado con varios apoyacabezas en el camino nos hagan sentir en una minivan, pero la posición de manejo y la sensación general es la de estar en un SUV de gran tamaño.

Giramos la llave y el motor V6 cobra vida sin mayor estruendo. A pesar de tener 281 caballos de potencia disponibles, la gran insonorización nos mantiene alejados del sonido la mayor parte del tiempo (al subir de revoluciones se empieza a notar el tradicional sonido de un buen V6 estadounidense) y las vibraciones del motor también brillan por su ausencia. Rodando en ciudad esto quiere decir que la Traverse se destaca por su suavidad, desde el tacto de la dirección hasta la suspensión que sin problema copa con las vías capitalinas.

Si no es por la altura a ratos podríamos incluso pensar que estamos al mando de un sedán grande, pero es cuando se pisa el freno que recordamos que estamos ante un vehículo que en vacío marca 2,196 kg en la balanza. Es decir, para que las detenciones tengan la precisión que quisiéramos, es necesario presionar el pedal de freno con más fuerza de la que esperaríamos, situación que también ocurría en el modelo anterior.

Por el contrario, el motor V6 no tiene reparo en acelerar rápidamente, incluso en ascensos, aunque en algunos momentos la transmisión pueda opacar un poco la agilidad de las recuperaciones. Esto no quiere decir que a la Traverse le falten bríos ni mucho menos, sino que una transmisión más rápida podría mejorar aún más su respuesta.

Al llegar las curvas el tamaño y el peso vuelven a notarse, aunque para ser un vehículo de estas dimensiones su estabilidad resulta muy buena. La dirección de asistencia eléctrica es buen responsable de esto, ofreciendo suficiente rigidez para transmitirle seguridad al conductor, mientras que la suspensión, a pesar de los inevitables balanceos, mantiene a la Traverse siempre en la trayectoria deseada. Claramente, el StabiliTrak, que incluye los controles de estabilidad, tracción y mitigación de vuelco, se encargan siempre de contribuir a esto.

La Chevrolet Traverse mantiene las cualidades dinámicas de su antecesora, ofreciendo una calidad de marcha refinada y segura, con suficiente fuerza para mover su pesada masa sin reparo y una comodidad interior que disfrutan tanto niños como adultos. Aunque el pedal de freno requiera a veces más presión de la que se creía necesaria inicialmente, y que tanto el peso como el rendimiento castiguen el consumo de combustible en ciudad (estuvimos entre los 16 y 19 km/g, casi siempre en ciudad y con una breve salida por carretera de montaña), la Traverse es una gran opción para familias que requieran de gran espacio y un cómodo acompañante de viajes.

bwd  Página 1/4  fwd

Seguridad

El apartado de seguridad es tal vez uno de los más completos en la Chevrolet Traverse, algo de esperarse en un vehículo en este rango de precios. El control de estabilidad StabiliTrak incluye el sistema de mitigación de vuelco así como el control de tracción, los frenos tienen todas las asistencias necesarias y en los puestos laterales de la segunda banca hay anclajes LATCH para sillas de bebés.

Las bolsas de aire suman un total de seis entre las frontales, laterales y de cortina, pero también se incluye una más que es el primer airbag frontal central de industria. Ubicado en el lado interno de la silla del conductor, este séptimo airbag se encarga de reducir posibles golpes que puedan ocurrir entre el conductor y pasajero en caso de un accidente.

Evaluación final

Al tanto con los vehículos de su segmento y competidores directos, la Chevrolet Traverse se muestra como un gran contendor gracias a su equipamiento, refinamiento, espacio, rendimiento y, como se esperaría de un gran vehículo familiar, su seguridad. Siempre y cuando el consumo de combustible no sea un limitante, y estando en este segmento seguramente no debería serlo en gran medida, la Traverse es un vehículo muy completo que ofrece todo lo que una familia podría necesitar.

Destacamos

  • Equipamiento de seguridad
  • Comodidad y espacio interior

Podría mejorar

  • Consumo de combustible

Chevrolet Traverse 2014

chevrolet-traverse-colombia-frente

chevrolet-traverse-colombia-atras

Comentarios