redes-sociales-276x90facebook-90x90pxtwitter-90x90pxyoutube-90x90pxinstagram-90x90pxgoogle-plus-90x90px

Pruebas

Ford Explorer: un gran equipamiento y espacio interior son las claves del éxito de este SUV.

Ford-explorer-prueba-colombiaNacida en 1990, la Ford Explorer se encuentra hoy en su quinta generación como un peldaño intermedio entre la Ford Edge y la Ford Expedition, exhibiendo atributos como un amplio espacio interior para siete pasajeros, un gran equipamiento de seguridad que incluye airbags en los cinturones de seguridad traseros y un motor V6 de 3.5 litros con 290 caballos de potencia.

Competidora de la Chevrolet Traverse que ya probamos, la Ford Explorer tiene un precio inicial de $121'590,000 para la única versión disponible en nuestro país. Luego de algo más de 200 kilómetros recorridos en ciudad y carretera de montaña, obtuvimos un consumo alrededor de los 22 km/g, cifra acorde para el tamaño y prestaciones de este SUV que les presentamos a continuación.

Diseño exterior

Con 5.00 metros de largo, 2.00 de ancho y 1.78 de alto, las medidas exteriores de la Ford Explorer son prácticamente idénticas a las de la Chevrolet Traverse (5.17 de largo, 1.90 de ancho y 1.77 de alto), por lo cual seguimos estando ante un vehículo de dimensiones considerables, tal vez no lo más práctico para una ciudad como Bogotá con sus calles y estacionamientos estrechos. Ya volveremos sobre esto.

Gracias a estas dimensiones el conjunto general de la Explorer resulta imponente, ayudado por paneles de gran tamaño y diferentes líneas a lo largo de la carrocería que marcan rasgos musculosos y fuertes. La parrilla frontal de tres secciones y las luces de gran tamaño contribuyen a esta imagen, mientras que en la parte trasera resaltan las dos salidas de escape en la parte baja y la pestaña cromada horizontal que recorre toda la compuerta y que integra el nombre Explorer al centro.

bwd  Página 1/4  fwd

Diseño interior

El interior de la Ford Explorer no traerá sorpresas para quienes estén familiarizados con las versiones más equipadas de los modelos de la marca comercializados en Colombia. El timón integra los mandos para el computador de a bordo y sus diferentes funciones, así como para el control de crucero y la activación de los comandos por voz. Vale resaltar que esto último es de los principales atributos de comodidad, conveniencia y seguridad, pues los comandos dictados son entendidos fácilmente y consecuentemente las diferentes funciones se activan sin ningún problema y sin quitar las manos del volante o la mirada de la vía.

En la parte superior de la consola central está la pantalla táctil principal de ocho pulgadas donde se despliega toda la información del sistema de audio, control climático, navegación (en Bogotá siempre se ubicó con total precisión) y teléfono. Allí también se muestra la imagen de la cámara de reversa, muy útil al momento de estacionar en sitios estrechos.

La segunda banca ofrece gran espacio para piernas y cabeza, hay bolsillos en los respaldos de las sillas delanteras y en el respaldo del túnel de transmisión que encara a los pasajeros de esta banca están los mandos para la ventilación, tomas de corriente y dos portavasos. Como es usual en este tipo de autos el acceso a la tercera banca no es el más sencillo y su espacio no es el más amplio, así que es apenas apropiado para los niños de familia.

Con las tres bancas en posición sigue habiendo un espacio decente para baúl, el cual se amplía hasta los 1,240 litros con la tercera fila abatida. Esto se hace de forma eléctrica y por medio de unos mandos ubicados en el panel izquierdo del baúl: estos dan la opción de simplemente abatir los respaldos, abatirlos cada uno por separado, esconder del todo la tercera fila y dejar el piso totalmente plano, y volver los respaldos a su posición.

A lo largo de toda la cabina la Ford Explorer tiene un tapizado en cuero que denota calidad y algunos materiales que si bien podrían ser mejores al tacto, lucen acorde al perfil que quiere mostrar este SUV.

bwd  Página 1/5  fwd

Mecánica

Bajo el capó de la Ford Explorer está un motor Duratec V6 de 3.5 litros que desarrolla 290 caballos de potencia a 6,500 rpm y 255 lb-pie de torque a 4,100 rpm. La transmisión es una automática Select Shift de seis velocidades y cuenta con tracción total permanente y el Terrain Management System que por medio de una perilla en el túnel central varía entre los modos Normal, Barro, Arena y Grava/Nieve.

Según el modo escogido, la Explorer altera la respuesta del motor, transmisión, multi-disco del bloqueo de diferencial, acelerador, control de tracción y control de estabilidad. De esta forma permitirá ofrecer el mejor rendimiento y respuesta según el tipo de terreno que se deba afrontar.

Comportamiento

Al momento de abordar el puesto del conductor de la Ford Explorer agradecemos los reglajes eléctricos para la silla, la columna de dirección y los pedales, pues inicialmente notamos una posición de manejo donde el tablero está más alto de lo que esperaríamos y el capó más abajo. Esto demandará algo de tiempo de parte del conductor para acostumbrarse a las proporciones debido a que no se alcanza a ver la punta del vehículo.

Una vez regulada la posición de manejo más cómoda iniciamos la marcha y notamos un andar suave y bien insonorizado del mundo exterior, inmediatamente sumando puntos al confort. La suspensión delantera es tipo McPherson y la trasera independiente multibrazo, ambos con barra estabilizadora y amortiguadores de gas, lo cual en la práctica citadina se traduce en gran tranquilidad para sortear baches e irregularidades.

En carretera esto se convierte en una estabilidad destacable para un vehículo de estas dimensiones y que marca 2,196 kg en vacío según ficha técnica, curiosamente la misma cifra de la Chevrolet Traverse. Los balanceos de cabina no están del todo ausentes pero estando siempre entre los límites de sus capacidades en ningún momento la marcha se torna nerviosa. Igualmente, la frenada aquí es precisa y no requiere mayor presión sobre el pedal para lograrlo, aspecto muy bien recibido en un auto de este tamaño.

La respuesta de la transmisión no siempre es la más rápida, especialmente en recuperaciones, pero es suficiente para lo que se espera de ella. Además, sus 290 caballos no tienen reparo en mover con decisión las más de dos toneladas que pesará la Explorer con sus pasajeros y equipaje a bordo. La aguja del tacómetro escala de forma contundente y la del velocímetro logra mantener el paso, todo ambientado por el sonido de su motor V6 que bajo fuertes aceleraciones alza su voz como acompañamiento.

Como ya habíamos mencionado al principio la posición de manejo no permite apreciar con seguridad el extremo frontal, por lo que maniobrar en espacio estrechos, algo que en un vehículo de estas dimensiones resulta común, puede llegar a ser una tarea dispendiosa. Por fortuna la asistencia de la dirección facilita la labor junto con los sensores, cámara de reversa y amplios espejos.

Eventualmente uno se acostumbra a esto y la experiencia general a bordo de la Explorer resulta satisfactoria gracias a sus niveles de comodidad, todo el equipamiento disponible y la facilidad de operación de sus mandos.

bwd  Página 1/2  fwd

Seguridad

Ya Ford nos tiene acostumbrados a excelentes equipamientos de seguridad desde su modelo de entrada, el Fiesta, y estando prácticamente al lado opuesto de la gama, la Ford Explorer ofrece un arsenal de tecnologías y sistemas para evitar cualquier riesgo de un accidente y reducir al máximo las consecuencias cuando este llegue a ocurrir.

Por un lado tenemos las alertas de punto ciego en los espejos retrovisores, para alertar al conductor la advertencia de colisión activa una alerta visual entre el panorámico y el tablero y una alarma sonora cuando un obstáculo se atraviesa o el vehículo de adelante frena repentinamente. En caso que el conductor no reaccione, el sistema activa los frenos automáticamente. En una ciudad tan congestionada como Bogotá y llena de "conductores" imprudentes, este sistema se activó constantemente demostrando su efectividad.

Mientras que la novedad de la Chevrolet Traverse es la bolsa de aire central frontal, en la Ford Explorer la novedad reside en los cinturones traseros inflables, los cuales se activan en caso de una colisión para reducir las lesiones que puedan llegar a causar a los ocupantes. Los frenos cuentan con todas las asistencias necesarias que se suman a los controles de estabilidad, tracción y control de curvas.

Evaluación final

Puede que el precio de la Ford Explorer no sea el más asequible de su segmento pero lo cierto es que por equipamiento y rendimiento logra compensar esa diferencia. En un vehículo destinado principalmente a las familias el equipamiento de seguridad es sin duda un factor principal a tener en cuenta al momento de la compra y eso es algo en lo que la Explorer cumple a cabalidad.

Quienes estén detrás de la conectividad y todo lo relacionado con la comodidad y conveniencia a bordo también encontrarán lo que buscan gracias a las numerosas funciones y opciones que se ofrecen. Y por último, el rendimiento de su conjunto mecánico no se queda atrás, moviendo siempre con decisión a esta camioneta de gran tamaño.

Destacamos

  • Equipamiento de seguridad.
  • Marcha cómoda.

Podría mejorar

  • Precio.

Ford Explorer 2014

ford-explorer-j

ford-explorer-n

Comentarios